En este artículo te daremos algunos tips, para que puedas identificar claramente las características de un ambiente minimalista, pero la mejor respuesta a esta pregunta está en ti, porque un diseño minimalista, no solo lo observaras en la composición de los elementos, en las dimensiones, el espacio, la iluminación o los materiales utilizados, sino que lo sentirás al estar en el sitio.

El diseño minimalista te llenará de una paz, serenidad y una buena vibra, que no podrá pasar desapercibido, aunado a una funcionalidad de todos los objetos que se encuentran, la libertad de sus ambientes y la pureza de sus materiales, sin duda, te transportarán a otra dimensión. Entonces, se puede decir que más que saber cuando un diseño es minimalista, te sugerimos sentirlo.

Claves para reconocer un diseño minimalista

Una característica que resalta a simple vista y que podrás verificar fácilmente es la presencia de un espacio libre, decorado sin temor al espacio vacío, donde predomina la luz natural y la continuidad entre el interior y el exterior.

La segunda característica distintiva de este estilo es la presencia de líneas simétricas, claras y proporcionales, siguiendo formas regulares, tanto a nivel estructural como en el mobiliario, por demás funcional.

Con respecto a colores, otra característica por demás verificable, los tonos predilectos del minimalismo son el beige, el blanco, el gris, el negro, complementado con un color más vibrante y brillante o una nota de color, siempre respetando la regla de decoraciones monocromáticas o no más de tres colores.

Un diseño con líneas rectas y perfectas, preferiblemente desde lo arquitectónico, pero sí es una casa o un ambiente laboral, ya construido, entonces conseguirlo con el mobiliario, colores y complementos también es perfectamente posible.

Ejemplo de colores en interior

Los materiales usados en el diseño minimalista, no son solo una moda, forman parte de su esencia como concepto desde su origen, y entre sus características están la pureza y naturalidad de los mismos, este es un factor clave. Recuerda, tal vez no lo tenga desde su construcción, pero de seguro si se considera minimalista el ambiente, tendrá que notarse en los demás componentes sobre el suelo, en las paredes o techos, fíjate bien.

En un espacio minimalista cada elemento, sea estructural o de complemento debe tener sincronía con la necesidad, es decir cada elemento es funcional, constata que cada elemento tenga una razón para estar donde está.

Usa la tecnología, des materializa objetos, usando muchas de las Apps, especiales para viajeros, cámaras, guía de viaje, mapas, diario, libros, todo esto puede estar en formato digital, sin ocupar espacio en la maleta, solo unos bits extras.

El diseño minimalista, hoy

Sin duda está muy en boga en la actualidad, y es muy usado en todo el mundo tanto en hogares como en ambientes laborales, pero no olvides que tiene sus raíces en la década de los setenta, entonces no te quedes atrás, tómalo como referencia y si puedes simplifícalo aún más, nada sobrecargado, decántate por paletas de colores neutros, muebles sencillos y en líneas rectas, sin excesos ni extravagancias.

El diseño minimalista se enmarca en funcionalidad y la pureza de sus líneas, pero también por la sintonía con la personalidad de las personas que vivirán o que viven en la casa. Por lo que la sugerencia final es sentir el ambiente y este podrá responderte si cumple con las directrices de un diseño minimalista o solo es una carcasa o mala copia.